Tiene frío o calor mi bebé?

En muchos casos vemos a los bebés cubiertos de capas y capas de ropa colocadas con el fin de proteger del frío al bebé sin darnos cuenta de que en ocasiones estamos consiguiendo lo contrario, le hacemos pasar calor.

¿Cómo sabemos pues si el bebé esta pasando calor o frío?

En principio, no podemos saber si el bebé tiene frío o calor tocándole los pies o las manos, ya que la circulación sanguínea en estas partes del cuerpo aun no es suficiente y, sobretodo los primeros días, tienen las manos y los pies fríos. Por tanto, tendremos que comprobar la temperatura del pequeño tomando la temperatura de la nuca, piernas o brazos. Esta será la forma más fiable de saber si, por ejemplo, tiene frío, ya que los recién nacidos no tiritan y aun no controlan la temperatura de su cuerpo.

Existe una temperatura ambiente (la temperatura exterior) que llaman "temperatura de confort", que es la temperatura en la que , nosotros mismos, nos encontramos cómodos. Se sitúa en unos 23º, aunque sin ropa, debe estar a casi 30º y con mucha ropa a unos 18ºC.

Otra forma de saber si el bebé tiene calor sería una carita roja, la cabeza sudorosa o que se le note apático y abatido. Hay que saber también que si el bebé pasa mucho calor al principio es más fácil que se resfríe. Por eso, lo mejor es estar pendiente de la temperatura ambiente para intentar evitar grandes  cambios de temperatura que puedan provocar un resfriado.

¿Cómo y cuando empiezan a ver los bebés?

¿A qué edad empiezan a ver los bebés? ¿Va poco a poco? ¿Qué es lo primero que reconocen? ¿Cuándo deberían ver bien del todo? 

Los bebés empiezan a ver muy pronto prácticamente desde que abren los ojos, lo que sucede es que la vista no se ha podido desarrollar dentro del útero materno y es, en el momento de nacer, cuando empieza a perfeccionarse. La empresa Chicco especializada en productos para niños y bebés han realizado un estudio donde muestran cómo ve el bebé desde el primer momento.




Hasta los 3 meses.
Se empieza a ver en blanco y negro, cuesta enfocar y por eso se ponen bizcos, para poder enfocar aquellas cosas más cercanas.


De 3 a 9 meses.
Empiezan a enfocar objetos de hasta 1 metro de distancia y comienzan a percibir colores, sobre todo los primarios. Son capaces de seguir el movimiento no muy rápido de objetos cercanos.

De 9 a 12 meses.
Ya sabe diferenciar diversos colores, primarios y secundarios. Su capacidad de movimiento se desarrolla y con ella la capacidad de enfocar objetos a mayor distancia, empieza a percibir formas en 3D.

A partir de los 12 meses.
A partir del años casi todos los niños perciben los colores como adultos, casi pueden enfocar imágenes muy lejanas. Aun es pronto para saber si es daltónico.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...