El inicio de la lactancia.


En los partos qu se han utilizado anestesias u otros fármacos, es muy probable que el bebé nazca un poco abatido o deprimido. En estos casos, cuanto más rápido vuelva a los brazos de la madre, más rápida y eficazmente será estimulado.
La succión, un instinto muy fuerte del bebé recién nacido, crea una necesidad en este que es conveniente se resuelva y se realice prontamente para poder apaciguar y contentar al bebé.
Hay casos en los que el bebé debe ser separado de la madre. En estos caso, el bebé volverá a amamantar pero le costará un poco acostumbrarse a la rutina alimentaria.
Y centrándonos en el tema de la rutina: existe una pequeña contradicción en el caso de algunas madres a la hora de amamantar. Por el motivo que sea, se tiende a entender el amamantar como un aporte de vitaminas y proteínas. Y según entendemos, medimos y controlamos esta podemos no darnos cuenta de que el amamantar es para el bebé un refugio, un acto de amor y conciliación con la madre. A veces, el bebé no pide más leche materna... a veces lo que pide es sentirse amado y seguro.
Por eso, cuando el bebé llora después de ser amamantado según las reglas médicas, es bueno probar si desea seguir succionando del seno materno el tiempo que quiera.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...