Células madres.


Las “Células Madre”, contenidas en la sangre del cordón umbilical de un bebé, tienen la capacidad de dividirse indefinidamente y también de diferenciarse para producir células especializadas. Así pueden regenerar los principales componentes de la sangre, pueden regenerar completamente la médula ósea y el sistema inmunológico cuando éstos están seriamente afectados por una enfermedad, además se comportan como si tuvieran la potencialidad de regenerar otras células vitales para el organismo tales como neuronas, células cardíacas, hepáticas, del páncreas, etc...

Mediante un proceso llamado criopreservación, tú puedes proteger y almacenar las células de tu bebé para utilizarlas en el futuro en tratamientos médicos. Muchas familias deciden guardarlas por la tranquilidad que representa saber que están protegiendo la vida de su bebé y otros miembros de su familia.

La recolección de la sangre del cordón es una oportunidad que se presenta sólo una vez en la vida, al momento del nacimiento de tu bebé.
La recolección es un procedimiento simple y seguro, sin riesgo alguno para la mamá o el bebé. Para más información, consulta con tu ginecólogo.

Cuanto tiempo hay que esperar para buscar al segundo bebe


El intervalo que va desde el parto de un bebé y la busqueda del siguiente es una pregunta muy frecuente en ginecología. Después del primer parto, transcurridos los días del puerperio, período que inmediatamente sigue al parto y que se extiende entre 6 a 8 semanas, la mamá suele preguntar cuánto tiempo tiene que esperar para buscar un nuevo embarazo.

Al respecto, se recomienda que los intervalos no sean muy cortos, ya que esto aumenta diferentes riesgos para el próximo embarazo. Lo ideal es entre 2 y 5 años.

Los intervalos menores de dos años aumentan la tasa de parto prematuro y de bajo peso al nacer y este riesgo es aún mayor si el intervalo entre ambos embarazos es menor de seis meses. Ante esta situación son más frecuentes la anemia materna, la rotura prematura de membranas y las hemorragias de la segunda mitad del embarazo.

Por otro lado cuando el intervalo se prolonga por más de cinco años. En este caso, no solo hay una mayor tasa de prematurez y bajo peso al nacer, sino también un aumento en la frecuencia de hipertensión arterial durante el embarazo.

Lo más importante será pues estudiarlo de forma particular cada caso. La edad tuya, la situación económica, la edad del primer bebé ...

Cuidados del cordón umbilical.


Posiblemente en el hospital o algún familiar le enseñe a como debe tratar el tema del cordón umbilical del recién nacido ya que esto es importante.

El cordón umbilical, por donde llegaban os nutrientes al niño cuando estaba en el útero empieza a secare entre los 10 y 21 días después del nacimiento, una vez seco, se caerá, quedando una pequeña herida que podría tardar algunos días en cicatrizarse. No se recomienda taparlo o ponerle ninguna faja u otra cosa que interrumpa el proceso natural del cuerpo del bebé.
Para evitar posibles infecciones, algunos pediatras recomiendan desinfectar el área con alcohol u otro antiséptico en cada cambio de pañales hasta que el cordón umbilical se seque y se desprenda. Mientras tanto, el área del ombligo no debería sumergirse en agua.
Antes de desprenderse, el cordón umbilical cambiará de color, de amarillo a marrón o negro. Es algo normal. No obstante, debería consultar con el pediatra si el área del ombligo del bebé se enrojece, empieza a oler mal o supura.
Si doblas la parte de arriba del pañal ayudaremos a que se seque mejor.
Si observas que el ombligo se le sale cuando el bebé realiza algún esfuerzo con los músculos del abdomen (y una vez se le caiga el cordón) es posible que el niño tenga una hernia umbilical. No es ningún problema y se soluciona por sí sola, pero deberías ir al pediatra para que lo examine.


Llama a tu médico si:

• Tu bebé tiene fiebre o se ve enfermo.

• El ombligo del bebé y el área que lo rodea están hinchados y rojos.

• Hay pus en la base del muñón umbilical.

Como actuar cuando el bebé se da un golpe en la cabeza.


Los niños son pequeños cabezones y los músculos del cuello aún son débiles y no están desarrollados por tanto cuando un bebé se cae lo normal es que su cabezota toque el suelo irremediablemente.
Es normal que después de un golpe se tenga dolor de cabeza o aparezca un "chichón", náuseas, zumbido en los oídos, dolor de cuello y cansancio. Después de un golpe el niño se percibe irritable, su conducta suele alterarse y ocasionalmente se presentan vómitos.
A veces, el bebé se pone morado y deja de emitir sonidos, pues bien, eso es que se está preparando para el berrinche.
Cuando el golpe es más importante, que se debe a una caída desde más altura o por un accidente automovilístico, en los columpios o algo semejante. En primer lugar es ver si reacciona a los estímulos, si tiene reflejos, y si ya habla, intentar que diga algo.

A continuación se describe una lista de síntomas que te avisaran que debe ir al médico inmediatamente:

Dolor de cabeza extremo
Deterioro del estado de conciencia
Somnolencia e irritabilidad
Náusea que no para
Pupilas dilatadas
Problemas para caminar o hablar
Drenaje de sangre o líquidos claros de las orejas o de la nariz
Vómitos frecuentes
Convulsiones
Debilidad o adormecimiento en piernas y brazos

Fuente: http://www.bbmundo.com/bebes

Intolerancia a la lactosa.,


La lactosa en un azúcar (un disacárido) que debe ser transformado por medio de una enzima, la lactasa, que está en las células del intestino.
Existes casos ,bastante excepcionales en bebés, en que se carece de esta enzima, por tanto no pueden ingerir la leche.
Mucho más frecuente es la pérdida momentánea de la enzima durante una diarrea aguda. Se llama a esto “síndrome post-gastroenteritis” o “intolerancia secundaria a la lactosa”. También es frecuente la pérdida paulatina, que puede llegar a ser definitiva a partir de los 2 años de vida. Ésta tiene relación con la raza y con la herencia familiar. Se ha comprobado que la lactasa desaparecía del intestino en todas las personas después de la lactancia, y fue hace unos 7.500 años con la puesta en marcha de la ganadería, cuando se empezó a fijar en el intestino. Hay pueblos en que la leche no es consumida habitualmente que también carecen de esta enzima.
Entre los síntomas que nos harán darnos cuenta que nuestro bebé no tolera la lactosa, se encuentran:
- Diarreas.
- Enrojecimiento del ano.
- Muchas ventosidades.
- Vómitos
- Dolor abdominal.

Ante estos síntomas, lo primero que debe hacer es acudir al pediatra. Este indicará los alimentos que deberá tomar y si las molestias son producidas por la falta de lactasa.
- Es posible que le recomiende leche sin lactosa.
- Si ya son un poco mayorcitos, dele Yogurt o queso que apenas tiene lactosa.

En general, los bebés que toman pecho, toleran bastante bien la lactosa materna.

El sueño del bebé.


Al igual que la comida, el bebé hace pequeños periodos ,de entre 3 o 4 horas, en los que duerme. Esto se debe a que el estómago del bebé es reducido y al no poder realizar grandes ingestas de alimentos necesita realizar más y más pequeñs frecuentemente. Te parecerá que el bebé está la mayor parte del día durmiendo, sobre todo los primeros meses. A medida que crezca irá aumentando esos periodos hasta llegar a las 8 horas del tirón. Para ello es importante establecer una rutina para que se acostumbre a ella.

La importancia de la siesta en bebés es fundamental. Este periodo revitalizará y le dará fuerzas para todo el día.
Se recomienda que duerma entre 2 o 3 horas hasta los seis meses , luego ir reduciendola hasta 0,5 o 1 hora cuando llegue a los 6 años. La hbitación del bebé deberá no deberá estar totalmente a oscuras, así el bebé podrá ir diferenciando entre las horas de siesta y las de la noche.
Afirma el conocido neurofisiólogo Eduard Estivill, quien acredita que "la siesta para los niños hasta los cinco años es imprescindible

Consejo:
Al acostar al bebé para dormir, debería asegurarse de cambiar la posición de la cabeza, alternando entre el lado derecho y el izquierdo en noches consecutivas, para que no se le aplane un lado de la cabeza.
No se recomienda llenar la cuna de peluches o almohadas o colchas muy esponjosas para evitar que incomoden o impidan la respiración del bebé.

Alimentar y ayudar a eructar al bebé


Alimentar y ayudar a eructar al bebé
Una vez haya decidido la decisión referente a la alimentación del bebé (si prefiere darle el pecho o el biberón). ¿Cómo sabrá cuando el bebé tiene hambrte y hay que darle de comer? Pués bien, existen algunas señales que le indicarán cuando el pequeño tiene hambre: Su bebé le indicará que tiene hambre llorando, llevándose los dedos a la boca o emitiendo los sonidos que se producen al succionar.
Probablemente , sobre todo si es primerizo, le sorprenderá lo frecuentemente que necesitan alimentarse los recién nacidos. Por lo general, se recomienda alimentar al bebé cuando parezca tener hambre, lo que se conoce como "alimentación a demanda".

Un recién nacido puede necesitar alimentarse cada 2 horas o quizás más a menudo. Si usted ha optado por darle el pecho, deje que el bebé mame de cada seno durante unos 10 a 15 minutos. En algunos casos el bebé es posible que se quede dormido, entonces no sabrá si está comiendo o no. Esto no pasa con el biberón, resulta más fácil saber si está tomando algo y cuanto a tomado (entre 50 a 90 ml de leche cada vez.)

Frecuentemente, los bebés, tragan aire durante las tomas, lo que les puede provocar inquietud y dolores de tripita. Puede evitar esto ayudando a eructar al bebé frecuentemente. Se recomienda hacerlo eructar varias veces durante y después de alimentarlo. Se le debe sentar derecho, sosteniéndole la cabeza con la mano; permitir que se incline un poco, doblando en la cintura La posición erguida mueve el aire hacia la parte superior del estómago y la inclinación hacia adelante hace que se ejerza un poco de presión sobre el estómago para expulsar el aire, ayudando al bebé a eructar.

Otro consejo para ayudar a eructar al bebé es un buen masaje de la tripa antes de cada toma y procurar que no tengan congestión nasal para que pueda respirar bien mientras se alimenta.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...