Mi bebé no deja de llorar.3ª parte.

Cuando el llanto persiste pese a que el niño parece tener satisfechas sus necesidades básicas y especialmente si el llanto es débil y el bebé parece apagado. Es posible que tenga a algún mal.
En cuanto a las enfermedades, es evidente que si además de llorar el niño presenta cualquier signo de alerta (vómitos, diarrea, dificultad para respirar, palidez, somnolencia, fiebre, rechazo prolongado de alimento...), la consulta al médico es obligada. Es raro que el llanto sea el único síntoma de una enfermedad.
Por otra parte, la ansiedad que se pueda generar en los padres es motivo más que suficiente para que el pediatra confirme la buena salud del niño.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...